Yo siempre tengo razón. Sólo me equivoqué una vez: predije que me equivocaría, y no fue así.

11-S

12/09/2009

Por muchas veces que lo hayamos repetido, nunca sobra el recuerdo a ese ejemplo de dignidad democrática que fue Salvador Allende.