En Twitter, todos somos unas ratas, pero en la calle unos somos moralmente superiores a otros.

El ridículo de la democracia española es inconmensurable

25/09/2012

No hacen falta comentarios.