Yo siempre tengo razón. Sólo me equivoqué una vez: predije que me equivocaría, y no fue así.

El ridículo de la democracia española es inconmensurable

25/09/2012

No hacen falta comentarios.