El problema de no mancharse las manos con sangre ajena es que alguien se las manche con la nuestra.

La cocina de Maripuchi & Co.

13/05/2007

Miren ustedes qué joya acabo de descubrir. ¡Madre mía, cómo me lo voy a pasar!