El problema de no mancharse las manos con sangre ajena es que alguien se las manche con la nuestra.

La voz a ti debida

13/11/2009

Más información, aquí.