El problema de no mancharse las manos con sangre ajena es que alguien se las manche con la nuestra.

Nuestro hombre en Andorra tiene razón

11/02/2007

¿Recuerdan ustedes a nuestro hombre en Andorra? Pues tienen otro de sus comentarios, muy bueno, por cierto, y muy puesto en razón.